Un grupo de científicos mexicanos criticaron este miércoles a una revista especializada en toxicología por haber cedido a “presiones” de empresas trasnacionales para retirar un estudio del francés Gilles-Eric Séralini sobre la toxicidad del maíz transgénico en ratas.

Source: Economia.terra.cl

El retiro del estudio de la revista Food and Chemical Toxicology (del grupo Elsevier) “carece de fundamentos científicos y responde a presiones de las trasnacionales que comercializan los cultivos transgénicos”, dijo Elena Álvarez-Boylla, integrante de la ONG Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), durante una conferencia de prensa celebrada en Ciudad de México.

El estudio fue publicado en 2012 en la revista y fue “aprobado previamente por pares expertos”, pero el 19 de noviembre la editorial anunció al científico francés que su informe sería retractado no porque sus resultados fuesen incorrectos, sino porque “no son concluyentes”, recordó Álvarez-Boylla, integrante de la UCCS.

“Pero la ciencia no es concluyente. La ciencia continuamente se autocorrige y complementa, y rara vez se llega en un estudio a resultados definitivos”, añadió Omar Arellano, miembro de la misma organización e investigador de ecotoxicología de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Es alarmante que un editor y un grupo secreto de personas tome decisiones acerca de una publicación previamente arbitrada por pares, con un impacto público potencial tan importante”, sentenció el científico de la UCCS, una organización preocupada por la posible comercialización del maíz transgénico en México.

El estudio afirma que las ratas alimentadas con OGM (Organismos Genéticamente Modificados), sobre todo las hembras, mueren antes y sufren cáncer con más frecuencia que las demás, y también mostraba afectaciones renales en esos animales.

Poco antes de la decisión editorial contra el estudio de Séraline, se incorporó al comité de la revista Richard Goodman, un biólogo que trabajó varios años en Monsanto, gigante estadounidense del sector de los organismos genéticamente modificados.

Monsanto es una de las trasnacionales que tienen en México cultivos de maíz amarillo transgénico en etapa piloto, luego de recibir en 2011 un permiso para ello por parte del gobierno, pese a críticas de ambientalistas. Sin embargo, su comercialización sigue estando prohibida.

Los científicos mexicanos difundieron en la conferencia una carta de David Schubert, investigador y profesor del Instituto Salk para Estudios Biológicos en San Diego, California (Estados Unidos), dirigida al presidente Enrique Peña Nieto.

La misiva, enviada hace un mes, expone los riesgos del cultivo de maíz transgénico, así como la dependencia social y política de las compañías extranjeras que controlan el mercado de las semillas.

México es uno de los principales productores del mundo de maíz blanco, con el que se elabora la tortilla, base de la alimentación local. sin embargo, compra del exterior más de siete millones de toneladas anuales de maíz amarillo, con usos pecuarios e industriales.