Respuesta resumida:

Si bien ningún estudio es perfecto, el de Séralini es mucho más sólido que los estudios de 90 días realizados por la industria para la aprobación de alimentos transgénicos por parte de las autoridades. Es inaceptable que estos estudios sean admitidos como pruebas de la seguridad de los alimentos transgénicos pero el estudio de Séralini, que amplió estos estudios de la industria y detectó riesgos, sea desestimado.

Respuesta detallada:

Ningún estudio científico es perfecto: todos presentan defectos y limitaciones. Sin embargo, el de Séralini es mucho más sólido que los estudios de 90 días realizados por la industria para la aprobación de alimentos transgénicos por parte de las autoridades, en cuanto a su duración, parámetros analizados, y diligencia en el diseño (que permitió distinguir entre los efectos de la modificación genética y los del herbicida con que se cultiva). Las críticas al estudio de Séralini no hacen sino resaltar las debilidades de estos estudios de la industria.

Una deficiencia en la presentación de los resultados de la publicación de Séralini es que no incluye los datos brutos de los parámetros medidos para el hígado/riñón de los machos. Los autores explican en el texto que la mayoría de los machos murieron prematuramente debido a graves daños en estos órganos, que se resumen en la Tabla 2, pero no muestran los datos concretos en los que se basan estas conclusiones. La Tabla 2 muestra solo un resumen de las afecciones sufridas por los animales en cada grupo de prueba. No especifica las medidas de los parámetros en que se basa la categorización recogida en la Tabla 2. Incluso la Tabla 3 muestra únicamente el porcentaje de variación entre los tratamientos y los controles, y no las medidas concretas detrás de las variaciones porcentuales indicadas.1

Sin embargo, Séralini y sus colegas afirman en su réplica a las críticas al estudio que todos los datos se publicarán en artículos futuros.2

Por otra parte, para juzgar esta deficiencia en la presentación de esta publicación actual, debe comparase con las muchas y graves deficiencias de los estudios realizados por la industria para la aprobación oficial de OMG. Por ejemplo, el ensayo de alimentación de 90 días de Monsanto sobre el maíz NK603,3 que la EFSA admitió como prueba de su inocuidad, presenta las siguientes deficiencias:

  • Se introdujeron seis dietas de control irrelevantes “como referencia”. Estas solo sirvieron para introducir “ruido” en los datos, ocultando en gran medida los efectos de la modificación genética. De hecho, se observaron diferencias significativas en las mediciones de hígado y riñón, pero quedaron ocultas tras el gran número de variables introducidas por las seis dietas irrelevantes “de referencia”. Esto es una artimaña científica.
  • Solo se observó a las ratas durante 90 días, un período de tiempo relativamente corto que equivale a alrededor de 7-9 años humanos.4 Esto es insuficiente para evaluar los riesgos sanitarios para los seres humanos, que pueden mantener un alimento transgénico en su dieta de por vida.
  • Se encontraron diferencias estadísticamente significativas, pero fueron desestimadas por no estar relacionadas con el tratamiento o no ser biológicamente significativas, sin justificación científica. No se amplió la duración del estudio para comprobar si estas diferencias resultaban ser biológicamente significativas.
  • Solo se analizaron las muestras de sangre y orina de diez ratas de cada grupo de 20. Sin embargo, se pesaron los órganos de las 20 ratas en todos los grupos. De manera que los investigadores de Monsanto seleccionaron diez ratas por sexo de las 20 para su análisis. ¿Cuáles fueron los criterios de selección? ¿Eligieron aquellas cuyos órganos presentaban el peso más sano? ¿O se analizaron las 20 ratas de cada grupo para después seleccionar las diez medidas más favorables para su publicación? Puede que el método de selección fuera objetivo y al azar, pero no hay manera de saberlo, cosa que a la EFSA no parece importarle. Esta práctica invalida el estudio, ya que introduce una variable de selección científicamente inaceptable.
  • Se midieron menos parámetros que en el estudio de Séralini, y con menos frecuencia.
  • Se administraron menos dosis del maíz que en el estudio de Séralini (dos, frente a las tres de este último). Los investigadores de Monsanto trataron de establecer una relación dosis-respuesta a partir de la administración de solo dos dosis (11% y 33% del maíz), pero se necesitan un mínimo de tres dosis para extraer conclusiones válidas sobre la relación dosis-respuesta, ya que siempre se puede dibujar una línea recta entre dos puntos, independientemente de la relación entre ellos. El protocolo 408 de la OCDE, en el que los investigadores de Monsanto basan sus estudios, exige tres dosis; no está claro por qué los estudios de 90 días de Monsanto suelen usar solo dos.

Los efectos del Roundup, el herbicida con el que se cultiva el maíz NK603, no fueron probados con independencia del maíz NK603. Por lo tanto los efectos detectados podrían deberse al herbicida o a la modificación genética, o una combinación de ambos.

________________________________________

Referencias:
1. Séralini GE, Clair E, Mesnage R, et al. Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize (Toxicidad a largo plazo del herbicida Roundup y el maíz transgénico tolerante al Roundup). Food and Chemical Toxicology. Noviembre de 2012; 50(11): 4221-4231.
2. Séralini GE, Mesnage R, Defarge N, et al. Answers to critics: Why there is a long term toxicity due to NK603 Roundup-tolerant genetically modified maize and to a Roundup herbicide (Respuesta a las críticas: Por qué la toxicidad a largo plazo derivada del maíz transgénico tolerante al Roundup y el herbicida Roundup es un hecho). Food and Chemical Toxicology. 9 de noviembre de 2012.
3. Hammond B, Dudek R, Lemen J, Nemeth M. Results of a 13 week safety assurance study with rats fed grain from glyphosate tolerant corn. Food Chem Toxicol. Jun 2004; 42(6): 1003-1014.
4. Soffritti M, Belpoggi F, Degli Esposti D. Cancer prevention: The lesson from the lab. In: Biasco G, Tanneberger S, eds. Cancer Medicine at the Dawn of the 21st Century: The view from Bologna. Bologna: Bononia University Press; 2006:49–64.

Fuentes de crítica:
“Expertos” del Science Media Centre

http://www.sciencemediacentre.org/expert-reaction-to-efsa-report-conclusion-that-seralini-study-conclusions-were-not-supported-by-data/

http://www.sciencemediacentre.org/expert-reaction-to-gm-maize-causing-tumours-in-rats/

Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria

http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/2910.htm

http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/2986.htm